Ma page perso

Problemas financieros

Pero no todos mis amigos estaban tan tranquilos. Poco después del crac me encontré en el aeropuerto a mi querido e inteligente Heiko Thieme. Fue durante varios años el experto del Deutsche Bank en Wall Street y actualmente gestiona en Nueva York un fondo propio a la hora de como conseguir dinero http://comoganardinerorapido.weebly.com. Le tengo mucho aprecio porque es tan optimista como yo, aunque algo exagerado a veces. Pero eso no me molesta en absoluto y lo prefiero mil veces antes que el pesimismo de los gurús del crac. Sin duda no podía evitar tener la impresión de que él estaba estresado y nervioso. No sabía qué compromisos tenía. Posiblemente mi amigo tenía contratos S&P 500 a largo plazo, que estaban de moda por entonces, o quizá tenía deudas sobre sus títulos. Y ya he ilustrado con mi propia experiencia cómo se puede llegar a estar en apuros.
 
 
 
En 1987 yo ya no estaba en el lado de los compradores y tenía reservas en efectivo, lo que hacía que mi posición fuera cómoda a la hora de trata de como ahorrar dinero www.slideshare.net/paranbanos/comoahorrardinero. Incluso vendí algún que otro título ya que me esperaba un fuerte revés. A posteriori, naturalmente, cualquiera podría decir esto para como conseguir dinero, pero yo tengo una prueba.
En Capital, donde soy columnista desde hace ya 30 años, en el ejemplar de octubre de 1987, publicado el último viernes de septiembre, escribí: "Wall Street no es una calle de dirección única, por lo que es seguro que llegará la próxima caída". Se podría pensar que es de dominio público y que, naturalmente, cualquiera podría realizar esa declaración, pues las caídas, tarde o temprano, siempre llegan. Pero mis lectores saben que sólo hago este tipo de advertencias cuando veo que existe un peligro. Durante el alza de los años 80 escribí a menudo sobre Wall Street en las columnas, pero nunca en ese tono. En cualquier caso, me encontraba preparado anímica, mental y materialmente. Tenía dinero en efectivo de reserva. Que luego el crac tardara menos de un mes en suceder era sólo cuestión de suerte. Eso no lo podía saber. Podía sentir, gracias a mi experimentada nariz, que olía a pólvora.
 
Pero no era el único pronóstico que escribí en dicha columna. La tensión siguió de la siguiente manera: "El mercado de acciones americano subirá a largo plazo, gracias a los soviéticos". Este pronóstico fue un verdadero acierto. Como sabemos, el índice Dow Jones de los que tratar de como conseguir dineroya se encuentra hoy aproximadamente cuatro veces más alto que antes del crac de 1987. La distensión manifiesta entre los soviéticos y los Estados Unidos hizo que me sintiera tan optimista.
 
Un día después del crac di una conferencia en el Museo Alemán de Munich. El otro ponente era nada menos que el entonces ministro de Asuntos Exteriores de la República Federal Alemana, Hans Dietrich Genscher. El habló de política exterior y yo, como no podía ser de otra manera, sobre la Bolsa. Anuncié un gran optimismo para los mercados financieros y la economía mundial. El periódico Süddeutsche Zeitung me dedicó al día siguiente media página por lo agradable que había sido, según expresaba el propio artículo, escuchar por fin a un optimista. La causa de tal optimismo, tan sólo un día después del crac, fue la declaración en aquel momento del presidente del Banco Federal de Estados Unidos, Alan Greenspan: "La Reserva Federal tiene todos sus recursos a disposición de la economía y, si fuera necesario, inundaría los bancos con liquidez". Tras esto, para mí, la crisis ya estaba resuelta. Estaba descartada una repetición de 1929. Esta declaración de Greenspan fue la señal de entrada para los duros. El factor dinero volvía a ser positivo y, en consecuencia, el próximo impulso ya era sólo cuestión de tiempo.
 
Los economistas lo veían de manera totalmente diferente. Contaban con una fuerte crisis económica. En Washington se reunieron treinta y tres profesores de economía que tratan de como conseguir dinero . Mi comentario entonces fue breve pero expresivo: "Treinta y tres profesores, ¡ay!, bello mundo, estás perdido".