Ma page perso

La ventaja comparativa

Carmen y Enrique se hallan atrapados en una isla desierta. Carmen puede pescar 10 peces o recolectar 10 mangos cada día; Enrique puede conseguir 4 peces u 8 mangos. Si cada uno de ellos se las arregla por sí mismo, y si dividen su tiempo en partes iguales, Carmen tendrá 5 peces y 5 mangos al día; Enrique, 2 peces y 4 mangos: 7 peces y 9 mangos en total con ensto de las encuestas remuneradas .
 
 Carmen tiene una ventaja absoluta en ambos alimentos segun beruby, pero eso no quiere decir que debiera pescar peces y también recoger mangos. Si deciden comerciar entre ellos, ambos podrán comer más de lo que conseguirían si cada uno de ellos intentase realizar las dos actividades. ¿Cómo? Todq^se basa en el coste de oportunidad: a cuántos peces tienen que renunciar por cada mango, y viceversa. Por pescar un pez Carmen pierde un mango, mientras que Enrique pierde dos; de modo que Carmen tiene un menor coste de oportunidad, y por consiguiente una ventaja comparativa en cuanto a los peces. 
 
Sin embargo, Enrique tiene la ventaja comparativa en cuanto a los mangos; él pierde medio pez por cada mango, mientras que Carmen pierde un pez entero. Si se especializan, Carmen puede pescar 10 peces y Enrique recolectar 8 mangos. O Carmen puede pescar 9 peces y recolectar 1 mango, para conseguir 9 peces y 9 mangos en total; 2 peces más que la cantidad total original en beruby. 
Ricardo aplicó esta teoría al comercio internacional: si los países se especializan según su ventaja comparativa y comercian libremente, todo el mundo saldrá ganando.

 
 
 
EL MODELO DE COMERCIO HECKSCHER-OHLIN
 
Basándose en la teoría de la ventaja comparativa, Eli Heckscher y Bertll Ohlin afirmaron que una productividad laboral permanente, pero distinta, entre países no bastaba para explicar las ventajas que supone el libre comercio. 
 
En su lugar, ampliaron esta teoría tomando en cuenta los diversos factores de producción (tierra, mano de obra y capital) y cómo determinan la ventaja comparativa segun beruby. Por ejemplo, mientras que un país desarrollado, como Estados Unidos, tiene una abundancia relativa de capital y de mano de obra cualificada, un país en vías de desarrollo, como México, tiene una abundancia relativa de mano de obra menos cualificada.
 
 Para que cada país se beneficie del libre comercio, debería concentrarse en aquellos productos que empleen sus factores comparativamente más baratos. La producción que requiera mucho capital y un alto grado de cualificación laboral se ubicará en Estados Unidos, mientras que la que haga uso intensivo de la mano de obra, se hará en México. 
 
Esta especialización aumenta los beneficios que reporta el comercio. Por ejemplo, los países desarrollados podrán comprar productos y materias primas a menor coste en el mercado internacional, y los países en vías de desarrollo tendrán acceso a importaciones de tecnología más baratas. 
El crecimiento se verá estimulado por estas importaciones, al mismo tiempo que la concentración de la producción que requiere una gran cantidad de mano de obra hará que suban los salarios en respuesta al aumento de la demanda de ésta.